Hablando de perforadoras.

    No es lo mismo cortar un cuadrado con las tijeras, que un círculo. Probablemente te quede no muy regular, y a lo mejor en el intento muerdes un poco el papel, o, como suele pasar en algunos casos, te queda un ovalo en vez de una figura bien redondita.
    ¿Has intentado cortar mariposas o flores con las tijeras y que te queden todas igualitas? Imposible ¿Verdad? Aparte del dolor que te van a quedar en las manos, ni hablar de que te salgan todas las figuras igualitas.
    Las perforadoras, son esas herramientas que una vez que las usas, ya no puedes prescindir de ellas. Les tomas cariño, pues ellas te ahorran tiempo, esfuerzo, y un dolor de manos. También te darán exactitud en cada corte, y, si tienes un trabajo en serie que hacer, pues entonces te enamorarás de ellas.
    En el scrapbooking, se usan algunas perforadoras que hacen la vida más amable. Las usamos para hacer tags,


 elaborar preciosos marcos para nuestras fotos,






o ponerle a nuestras hojas o tarjetas hermosas orillas decoradas. No se diga si queremos agregar un toque de personalidad propia con alguna figura en particular o algún letrero. Sea como sea, son unas auxiliares estupendas.
    Estas ayudantes, las podemos encontrar en diferentes tipos.





  Perforadora sencilla de un agujero.

Las que sirven para perforar hojas de cartapacio.

                                  


Las perforadoras de esquinas.



Perforadora de ojillos.


Perforadora de bordes.


Perforadoras de botón.



Perforadoras de palanca.



Perforadoras especiales para fotografías



Perforadoras tipo exprimidor.


 Perforadoras para elaborar blondas.



Perforadora para hojas

Y podríamos agregar algunas más.

     Algo que pasamos por alto, es que estas herramientas tienen una vida útil. Toda perforadora pierde el filo y su lubricación en algún momento de su vida. Algunas otras se rompen o se desalinean. Todo esto lo tenemos que tener en cuenta cuando poseemos una de estas herramientas, pues solemos pensar que nos van a durar muchos años, y, en algunos casos, puede que así sea, pues la perforadora tiene un uso moderado o escaso, pero, en muchos casos, estas herramientas son adquiridas por personas que se dedican al negocio de las invitaciones,  mesas de postres, publicidad, y algunos otros negocios, en que la perforadora será usada una buena parte del tiempo, y, por consiguiente, llegará un momento en que la perforadora ya no podrá más.
    Si bien es cierto, que algunas perforadoras salen defectuosas de fábrica, y desde que las desempacamos no funcionan, el resto de las veces, pueden presentar diferentes problemas como:

1.- La perforadora no regresa a su sitio inicial y pellizca el papel. Esto se puede deber a varios         motivos como son:

-Uso de papel más grueso de lo que la perforadora puede tolerar. Este es un error del consumidor bastante recurrente. Debemos de respetar las especificaciones que indica el fabricante.

-Cuando se perfora, no se remueven bien todos los pedazos de papel que sobran de la perforación, y    estos se quedan atorados en la misma.

-Perforamos papel con adhesivo, el cual puede hacer que las partes de nuestra perforadora se queden pegajosas, causando así que la perforadora no vuelva a su sitio inicial.

2.- La perforadora se quedó sin filo.
Como he dicho anteriormente, las perforadoras son como los cuchillos o las tijeras para podar el jardín, con el uso van perdiendo el filo. Para renovar el filo de las perforadoras, se puede usar papel aluminio o bien una lija muy ligera. Llevando a cabo varias perforaciones en estos materiales, nuestra herramienta podrá adquirir un poco más de filo, pero, deberemos tener en consideración, que tarde o temprano, aún y que sigamos ese proceso, la perforadora terminará por quedarse sin filo. Tal y como pasa con nuestro cuchillos o tijeras de jardín.

3.- Le falta lubricación.
Para lubricar la perforadora puede usar papel encerado y perforar algunas veces en este, o bien, hay algunos fabricantes de perforadoras que venden un lubricante para el mismo fin.

4.- Se desalineó.
Un golpe puede ser fatal para nuestras perforadoras, pues se puede correr el mecanismo y nuestra ayudante ya no será capaz de perforar. Recordemos también usar el gramaje de papel especificado por el fabricante, pues eso también puede hacer que el mecanismo se corra o bien la perforadora se rompa.

    Como cualquier otra herramienta, las perforadoras necesitan de cierto cuidado y trato amable, si quieres que te duren un poco más. No cabe duda que estas amiguitas son excelentes ayudantes para toda aquella persona que trabaja con papel. Valdrá entonces la pena hacerse de unas cuantas que nos ayuden a ahorrar tiempo, esfuerzo y dolor de manos.

NOTA DE ADVERTENCIA: Por favor, no las dejes al alcance de los niños pequeños, pues ellos por curiosidad, pueden meter las manitas en la perforadora y dañarse sus deditos.

Saludos cordiales,
Laura de Garza  

créditos: todas las fotos fueron tomadas de la web.

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sus comentarios son muy importantes para mi. Muchas gracias por tomarse el tiempo para hacerlos. Dios le bendiga.