Mi primera experiencia con pocket pages o páginas con bolsillos.

     Durante los años que he estado explorando el scrapbook, he probado diferentes métodos para preservar, de una manera decorada , mis fotografías. 

    Empecé elaborando algunos álbumes propios, haciendo mis propias estructuras y añadiendo páginas, bolsillos y cosas extras. Probé diferentes materiales, sobre todo para la estructura y la cubierta en sí. También probé diferentes técnicas para unir las páginas. Comparé resultados y después de haber hecho algunos cuantos, decidí probar el hacer páginas completas. 

    Encontré que para mí, elaborar una página completa de scrapbook, aunque no es tan sencillo como parece, me gustaba más. No solo porque hay muchísimos layouts o planos de diseño para páginas en la red, sino porque se me hizo mucho más práctico guardar mis páginas ya terminadas en un protector fabricado para este fin, a la vez que se conservan mucho mejor las fotografías y los papeles usados para la página, y luego solo añadirla a un álbum ya sea de arillos o postes, los cuales ya venden hechos, o bien, se pueden hacer fácilmente por uno mismo. Si la página de scrapbook creada es del tamaño de una hoja carta, entonces incluso, se puede usar un cartapacio de los que venden en las papelerías, y ya sea que lo dejes así, o bien le pongas una cubierta a tu propio gusto está listo.

    Otra de las ventajas que encontré al hacer una página de scrapbook, es que puedes acomodar diferentes cantidades de fotografías y en diversos tamaños, cosa que con un álbum o mini álbum elaborado desde cero, se vuelve un poco difícil porque el tamaño está un poco más limitado. Pero bueno, como dicen por ahí, cada cabeza es un mundo, y creo que cada persona finalmente haya lo que  le gusta y se le facilita más hacer.

    Una de las cosas que en todos estos años no había hecho es trabajar con las páginas de bolsillo o pocket pages. El nombre suena medio intimidante, pero en el scrapbook, se dice que es una de las maneras más sencillas de montar un álbum. Esta técnica consiste en usar páginas protectoras que al lugar de albergar una página completa de scrapbook, están dividadas en diferentes secciones, formando bolsillos de diferentes tamaños. Las divisiones están organizadas de diferentes formas en la página o más bien en el protector de página. La mayoría incluyen divisiones de 4 x 6 in. y de 3 x 4 in. La idea es que en cada bolsillo, se pueden meter no solo fotografías, sino tarjetas en donde se pueda escribir alguna redacción que aluda al momento de la fotografía, o tarjetas que hagan alusión al tema, e incluso, la mayoría de las colecciones de papel para scrpabook las incluyen en sus hojas, y algunas otras se pueden conseguir sueltas o bien se pueden elaborar por uno mismo. Solamente es meter en las páginas de bolsillos el contenido y listo.

    Pues bien, hace algunos meses decidí probar este método cambiando mis fotografías de boda del álbum original en el que se encontraban ( el cual es uno de esos álbúmes antiguos en donde solo pegabas la fotografía a la página de cartón y la cubrías con una pequeña hoja de acetato muy delgadito), a un álbum con pocket pages. Por la cantidad de fotos que son, hacer páginas de scrapbook separadas iba a hacer todo un desafío, pues las fotografías de antes eran impresas en un solo tamaño y cortarlas no es una opción porque dejas a alguien fuera de ella. Ni pensar tampoco en la cantidad de papel que este proyecto se llevaría por página individual, y el tiempo también. Así es que la decisión estaba tomada y usaría pocket pages. Lo que descubrí fue que este tipo de trabajo puede ser tan sencillo o complicado como lo quieras. Adivinen cual fue el que escogí. He aquí algunas de las cosas que hice y aprendí.



Ciertamente hay tarjetas ya impresas que se pueden comprar, pero si se quiere tener un álbum personalizado, entonces habrá que elaborarlas uno mismo. La tarjeta de Welcome estaba solitaria, así es que le agregué unos corazones adornados con hilo bakers twine. 



Usé algunos de los stickers que algunas de las colecciones traían. Para este álbum usé 4 colecciones diferentes que armonizaran con el color de las fotografías, que con el paso del tiempo han tomado un color café rojizo. 



He cortado corazones de una página para adornar, y usado botones en otras.


En otras ocasiones he usado las tarjetas propias de cada colección.


En algunos de los bolsillos he puesto letras para añadir un mensaje que concuerda con las fotografías



Las letras las he hecho con la mini Alphabet Punch Board. Una vez cortadas, las he realzado con un folder y luego, para hacer resaltar el diseño, les he añadido esmalte rosado de Vicki Boutin.


Algunos papeles los he usado como fondo para las fotografías. 











En algunas otras páginas usé solamente ciertas partes de las hojas para adornar.




Otros papeles los usé completos para elaborar ciertas divisiones que le puse álbum.




Normalmente las colecciones traen cierto número de tarjetas en ciertas medidas, que no conocuerdan con los bolsillos, entonces, lo que hice fué partirlas para poder acomodarlas en los bolsillos de las medidas disponbles. 


En esta página decidí poner un sticker floral bastante grande, que venía en una de las colecciones. Lo que hice fue colocar el sticker en una hoja a tamaño y recortar . Luego, corté el sticker para distribuirlo en los bolsillos, y, para que no se viera el fondo transparente del bolsillo por debajo del sticker, añadí a los bolsillos papel albanene. Por el lado contrario de la página, tuve que hacer un arreglo floral que se pudiera acomodar al del sticker, y la página se viera igual por ambos lados.


    Si me preguntan si es una opción sencilla para elaborar un álbum de fotografías, te dire que sí, siempre y cuando lo hagas de una manera sencilla, pero, si eres de esas personas a las que le gusta el detalle y la personalización, entonces creo que ya no lo será tanto. Yo decidí ponerle un papel de fondo de color a las fotografías, Eso le dió un aspecto mucho más bonito al álbum. También opté por hacer muchas de las tarjetas para poder personalizarlas. Usé suajes para las letras y algunos materiales más. Eso añadió más trabajo y tiempo. El proceso me encantó, y el resultado final también. Me gusta que las fotografías no solo se encuentren decoradas, sino también más protegidas. Definitivamente será algo que vuelva a hacer.

Saludos cordiales,
Laura de Garza  






 















Comentarios